Así era KOBE !


La triste noticia recorrió el mundo en instantes.
Una de las figuras más emblemáticas del deporte mundial acababa de fallecer víctima de un accidente aéreo.
Kobe Bryant y su hija adolescente junto a un grupo de allegados habían sufrido la falta de previsión para efectuar un vuelo en helicóptero en medio de una niebla profunda.
Los primeros momentos fueron de estupor y paulatinamente empezamos a sentir esa perdida, un gran jugador, talentoso, brillante y un ganador dejaba este mundo.
Las crónicas periodísticas comenzaron a nutrirse de momentos de su carrera, sumando anécdotas de excompañeros de juego quienes fueron mostrando una faceta que no todos los amantes del básquet conocían.
La gran dedicación que le daba a ser cada día un mejor jugador, competitivo, ganador y por ende líder.
Son excepciones como Magic, Bird, Jordan, quienes tienen grabados en su mente el afán de competir y ganar; logro que se busca a través de una gran dedicación en horas y sudor.
No basta con entrenar con el equipo, eso es para lograr la identidad de conjunto; lo personal es lo que diferencia a un jugador de otro de elite.
El talento natural solo, es muy poco, debe estar acompañado de una gran convicción de mejorar sin buscar un techo.
Vimos la empatía que había entre Kobe y Manu; no era un acercamiento por ser jugadores, ambos sabían que eran diferentes, capaces de amanecer entrenando solos en un estadio.
Buscando la perfección, que ambos sabían que no lo lograrían, pero el esfuerzo los acercaría a ella.
Creo que este mensaje es el que les debe quedar a aquellos que aman un deporte y quieren trascender en él.
Todo el tiempo que les den al básquet, este se los retribuirá.

Armando Cisneros.

Comparte esta publicación en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *