LIGA ARGENTINA

Borsatti : “La operación me dio tiempo para pensar y hacer un clic”.

Matías Borsatti, escolta U23 de Unión y jugador del club con mayor presencias dentro de la historia de la categoría, se refirió a su renovación en el cuadro tatengue, el salto de calidad que dio en la pasada 2019/20 y el anhelo por volver a competir.

Por Lucas Leiva


Pensando en lo que será la próxima temporada de la Liga Argentina, Unión de Santa Fe ya ha tenido una serie de movimientos importantes en lo que respecta al armado de su plantel. Y dentro de esto, el club consiguió renovaciones importantes dentro de la base de jóvenes que tiene en la institución, con varios jugadores que no solamente son proyectos interesantes sino que además con chicos que conocen el club desde hace varios años y entienden el sentido de pertenencia rojiblanco.

Todas estas características las reune Matías Borsatti, uno de los jugadores más identificados a la institución. El escolta de 1,89 metros y 23 años (nació el 6 de junio de 1997 en la ciudad de Santa Fe) es un referente del club, a pesar de esta mencionada juventud y el todavía largo camino que tiene por recorrer profesionalmente. De hecho, estadísticamente se refleja su trascendencia ya que es el jugador con más partidos en el club dentro de la Liga Argentina (161 presentaciones), un récord que consiguió el 21 de abril del 2019 superando a Miguel Isola (134) y que desde entonces ha ido incrementando esta prestigiosa marca.

Viene de tener una muy sólida 2019/20, en la cual participó en 19 partidos arrojando medias importantes de 7,1 puntos, 3,1 rebotes, 1,8 asistencias, 1,2 recuperos y 7,1 de valoración en 21,9 minutos por noche. Definitivamente ha aprovechado la pasada campaña para dar un paso adelante en su evolución, dando claras muestras de crecimiento y tomando un mayor protagonismo dentro de la rotación de Juan Francisco Ponce, un entrenador que lo conoce a la perfección.

Borsatti jugará su quinta temporada en Unión, y mientras se alista para lo que será un nuevo desafío, tampoco es ajeno a la situación sanitaria que se atraviesa en varios puntos del país donde varias provincias y ciudades retrocedieron de fase ante la pandemia. Pero nada lo detiene, y busca la forma de seguir manteniéndose en ritmo.

Desde su hogar, dedicándole tiempo no solo a entrenar su condición física sino también se aboca en su formación académica adelanto sus estudios, Borsatti habló sobre cómo vive este presente y su continuidad en Unión, donde ya ha dejado una importante huella junto a varios pibes hijos del club que desde hace tantísimos años vienen desarrollando su base deportiva en la entidad rojiblanca.

– ¿Cómo te estás moviendo con la situación sanitaria que vivimos hoy y cómo vino todo este tiempo acomodándote a lo que viene sucediendo de público conocimiento con la pandemia?
. Es un poco raro definir la situación que estamos pasando hoy. Ya pasó mucho tiempo, más de 5 meses. Al principio no lo esperaba, pensé que iba a ser por poco tiempo, y después ya fue avanzando un poco más. En Santa Fe, hasta hoy, nunca lo vivimos de forma intensa porque nunca hubo casos así que ese primer tiempo fue de cuidado estricto esperando algo que nunca llegó. Cuando empezó a abrirse la ciudad empezó esa vida normal, hasta hace 2-3 semanas que veníamos pudiendo entrenar bastante. Con el tiempo pudimos ir aumentando la intensidad, podíamos asistir a gimnasios y al club normalmente con los cuidados que eso abarca pero estábamos bien, muy contentos. Si bien la situación en otros lados era intensa acá en Santa Fe no sucedía lo mismo, y con los cuidados que teníamos ya estábamos llevando una vida bastante normal. Pero bueno, hace 2 semanas llegó acá el virus, así que la primera semana bajamos el tiempo de entrenamiento un poco, reforzar los cuidados, y ya esta semana que pasó nos suspendieron los entrenamientos porque se declaró que hay circulación comunitaria.

– ¿Y cómo le encontrás la vuelta?
. Y hoy por hoy nos suspendieron los entrenamientos. Pero por ejemplo hoy con Andrés Jaime nos decidimos y mandamos a pedalear para no perder lo que habíamos ganado. Todo esto es nuevo, pero la llevamos como podemos. No queda otra, hay que aceptarlo y seguir, nos abarca a todos y nadie queda exento, así que hay que ponerle la mejor onda posible y seguir entrenando para que cuando podamos volver lo hagamos lo mejor preparados posible. Busqué ayudar a todos en mi casa, aproveché para hacer otras cosas que me gustan también. Es un momento quizá para darle tiempo a otras cosas, no solo el básquet, a lo que quizá en el medio de la temporada no se le puede dedicar tanto como al estudio y demás, algo a lo que yo le estoy poniendo mucho más énfasis ahora. Hay que liberar la cabeza, entrenando lo que se pueda en el tiempo que se pueda para que cuando llegue la liga estar lo mejor posible.

– En el medio de todo esto, la linda noticia de tu continuidad en Unión, tu segunda casa y en un proyecto que incluye varios pibes como vos. ¿Qué te genera eso?
. Estoy muy contento de seguir acá en Unión. Como decís, para mí es una casa más, y además lo hago siguiendo con varios chicos del club que nos conocemos de siempre y entrenamos muy duro para darle al equipo lo que necesita. Creo que el grupo de chicos que tenemos acá en Unión forma una gran parte del equipo que se arma año a año, y eso es gracias al progreso y a la dedicación que le metemos todos, desde el trabajo, los entrenamientos, el club, los chicos y los entrenadores para mejorar cada día más. Por delante se va a venir un nuevo desafío, una nueva temporada, y como todos los años espero poder darle lo mejor al club, que es lo que se merece. Se va a apuntar a armar un equipo con varios chicos, como decís, y será una buena oportunidad para tomar responsabilidades.

– Venís de un año muy sólido, que creo te encontraba en uno de tus mejores momentos desde lo personal. ¿Dónde entendés que pudiste haber hecho un cambio, si es que internamente lo hubo, para ese salto de calidad? ¿O lo ves más como un proceso?
. La última liga yo la arranqué tarde por el tema de la lesión de la operación que tuve en el receso anterior (NdR: tuvo que someterse a una doble operación en su tobillo derecho), entonces pude comenzar unos meses después la temporada. La operación me dio mucho tiempo para pensar y darme cuenta que tenía que hacer un clic en estos últimos años, de trabajar más duro y de tratar de ganar un protagonismo que me permitiera dar ese salto del que me hablás. Una lástima que la temporada no pudo continuar, estaba con mucha confianza, tratando de meterme en el equipo de la mejor manera posible, y después se dio esto. Me parece que ese clic que tengo que hacer para poder dar el salto y poder permanecer o subir de categoría es lo que tengo que seguir trabajando. El tiempo de la operación que me dio para pensar estando en una cama fue lo que me hizo darme cuenta que lo necesitaba si quería seguir jugando al básquet. Traté de poner todas mis ganas en eso y de divertirme como siempre, y poder autogenerarme esa confianza para poder explotar mi juego que es lo que siempre quise.

– Sé que para vos quizá puede ser solo un número, pero el hecho de ser el jugador de Unión con mayor presencia en la historia de la categoría, y a tus 23 años, tampoco pasa desapercibido.
. Al principio no le di mucha bola, pensé que era solo un simple dato que no iba a cambiar nada. Es algo que me pone contento de decir que todos estos años el entrenamiento que le dediqué y el énfasis que le puse al club tiene sus frutos, sus resultados. Más allá de los números y demás, poder tener algo de recompensa sobre lo que uno hace día a día y el entrenamiento que le dedica está bueno, y obviamente mucho más gratificante es que haya sido todo acá en el club, en el mismo club que me dio la oportunidad de meterme en una categoría profesional a los 18 años. Muy contento, ojalá pueda cumplir muchos más. Agradecido con el club que siempre me dio y me da las herramientas para poder dar ese salto del que te hablaba. Espero poder devolverle al club lo que me ha dado todos estos años.

Opiná