LIGA ARGENTINA

El trabajo de Andrés Scipioni y los juveniles de Norte de Armstrong.

Andrés Pipi Scipioni es el asistente principal de Alejandro Cupulutti en La Liga Argentina, aunque no es el único trabajo dentro de la institución.


Andrés llegó a Norte por primera vez en el año 2005 junto a Ale Cupulutti para dirigir la 1° división de aquel momento. Luego se alejó por unos años, hasta que en el año 2008 volvió para ser parte y Norte lo acaparó por siempre.

Desde ese momento comenzó no sólo a hacerse cargo de dirigir la 1° división y sus primeros pasos en el federativo, sino que también a tener un rol protagónico entre las categorías formativas. En el año 2015 Norte volvió a juntarlo con su gran amigo Ale Cupulutti y es desde ese entonces que es su asistente y el coordinador del básquet de la institución.

Tener a cargo la coordinación de la disciplina con más deportistas de la institución no es tarea fácil, indagando sobre su trabajo diario nos cuenta:

“Principalmente soy un nexo entre la subcomisión de básquet y los profesores, después también soy responsable de bajar una línea de juego desde la 1° división hacia las formativas tanto de entrenamientos como de objetivos a cumplir, tratando de formar y moldear un estilo de jugador de Norte para poder, en un futuro, nutrir a la 1° división con jugadores del club. También soy el encargado de coordinar fechas para el torneo local, como así los entrenamientos en las giras de Liga Argentina tanto como cuando somos visitantes como locales”.

En cuanto a las divisiones formativas, Norte tiene el claro objetivo de formar jugadores y desde hace 2 años también le abrió la puerta a chicos de localidades vecinas, para que tengan la posibilidad de probarse en el club y, con claras intenciones de ambos lados, puedan convertirse en jugadores de la institución.

“El trabajo de reclutar jugadores lo hacemos junto a Ale, los vamos observando, los contactamos y vienen al club a probarse, conocen el lugar, se les cuenta la idea de trabajo, se les muestra el lugar donde vivirían, tanto a ellos, como a sus padres, ya que en su mayoría son menores y si deciden quedarse, pasan a ser parte de esta familia que es Norte. Es indispensable que sean responsables y que no abandonen sus estudios, eso no se negocia”.

“El jugador que elegimos tiene que tener un biotipo de juego que logre adaptarse a nuestra forma, estos chicos también potencian a los que ya integran las divisiones formativas para mejorar su nivel, además se integran fácilmente, van a la escuela juntos y comienzan a tener muy buenas amistades”.

Mucho antes de comenzar a trabajar en el proyecto de reclutados, Norte comenzó a profesionalizar a la formación de sus jugadores incorporando profesionales que nutran de una óptima salud a los chicos, pensando en que en un futuro ellos sean el ejemplo a seguir de muchos otros niños que vendrán.

“La nutricionista, el preparador físico y el psicólogo se incorporaron a las formativas incluso antes que en la 1° división y como notamos excelentes resultados en los chicos por eso después también nutrimos a los más grandes. Es increíble ver los cambios de hábitos que toman, en vez de merendar un alfajor, comen una fruta, se hidratan muchísimo, y los resultados se comienzan a notar”.

El Pipi como lo conocen en el ambiente del básquet, observa con precisión y dedicación el crecimiento de cada uno de los jugadores del Deportivo Norte, y así logra destacar a algunos de ellos premiándolos con su participación en La Liga Argentina, le consultamos sobre la elección de juveniles y esto nos revela:

“Los chicos que van a ser parte del plantel de La Liga Argentina se los elije teniendo en cuenta varios factores, principalmente su predisposición para cada entrenamiento, su responsabilidad a la hora de cumplir con la escuela y con el deporte y obviamente las condiciones que tenga para jugar el estilo de juego que plantea Norte”.

“En este nuevo torneo los elegidos son: Francisco Moine, Juan Pablo Santilli, Facundo Santiago, Emiliano Galtelli y Tomás Rodriguez. Los primeros dos, crecieron dentro del club, comenzaron desde escuelita, los últimos tres son chicos que los hemos reclutado en años anteriores, son de localidades vecinas, pero actualmente viven en Armstrong. Todos demostraron un gran avance en su estilo de juego, entrenan a la par de la 1° división y con su categoría, un esfuerzo más que importante que merece premiarlos con un papel en lo que será en un futuro, su categoría profesional. También es probable que puedan llegar dos refuerzos más”.

Todo el trabajo que se plasmó en esta nota, muestra el gran protagonismo de Andrés en la institución, pero hay alguien que acompaña codo a codo, que es casi indispensable en cada decisión que tome con respecto al básquet, una persona que conforma junto a Pipi, un dúo de profesionales que le brindó varias alegrías a Norte, Ale Cupulutti.

“Ale, en mi vida es colega, compañero de trabajo, amigo, un combo de todo, lo conozco hace 30 años, cuando jugábamos en TIC-TAC. Me convocó por 1° vez a trabajar juntos en Carcaraña. Luego estuvimos separados un tiempo, mientras él dirigía Sport y yo ya estaba en Norte, hasta que en 2015 nos volvíamos a juntar acá y así seguimos”.

Por último y para entender su compromiso con la institución, le consultamos que sentimientos desprende cuando piensa en Norte y se emociona al decir:

“Norte para mi es mi casa, en tiempos de pandemia me di cuenta lo importante que era, cuanto que me hacía falta. El que es de Armstrong lo vive a su manera, pero yo que soy de afuera, es diferente, necesitaba estar acá. Además, fue el primer club que confió en mí para dirigir sólo la 1° división y desde ese momento me dieron total confianza para armar torneos, manejar formativas, armar el equipo de 1° división a mi gusto. Tuve y tengo el apoyo absoluto de la sub comisión de básquet y por eso soy un eterno agradecido”.

Informe: Prensa Deportivo Norte

Opiná