ROSARINA

Mariano Junco ya no es más el DT de Atalaya.

El joven entrenador no seguirá en el club rosarino.


Todos en algún momento de nuestras vidas experimentamos situaciones donde las decisiones toman un valor relevante por sobre las emociones.

Ese cúmulo de sensaciones que a lo largo de un tiempo considerable fueron parte cotidiana dejan repentinamente de estar.

Este miércoles, tras algo más de 5 años de relación, Mariano Junco consideró que era justo un cambio de rumbo y le puso fin a su vínculo con Atalaya.

Tras una larga charla con la dirigencia , Junco consideró que era lo ideal , que era lo correcto sabiendo en el fondo que lo óptimo hubiese sido una despedida con toda la afición Azul exultante en el Ornati .

Pero esto de la pandemia no lo permitirá , será una despedida con sabor particular.

La convivencia del entrenador y el club trascendió más allá de todo, Junco siempre se entregó como persona tal vez más que como lo indicaba su cargo. Supo aportar enormes cuotas de trabajo y humanidad por el bien común del club. Era común verlo trabajar para recaudar dinero para un evento cuando tal vez su función no era esa o ser espectacular habitual desde temprano de las tiras de Inferiores sin tener la necesidad.

Atalaya es un club grande de un barrio rico de historia basquetera que siempre se relacionó con valiosos protagonistas de esta disciplina atrapante aunque es innegable que el lustro y algo más de MJ en el club será inolvidable.

Un periplo marcado a fuego de enseñanzas, alegrías , sentimientos , alegrías y por supuesto títulos.

Fueron cuatros torneos rosarinos, tres Superligas de las cuales dos fueron consecutivas. Además orientó equipos masculinos obteniendo excelentes resultados como el título de la liga Provincial de juveniles , celebró momentos increíbles dirigiendo el femenino con podios incluidos como por ejemplo aquel Nacional de Clubes U17 donde fue campeón, dio que hablar durante tres temporadas de Torneo Federal donde se animó , desplegó e impuso sus ideas con un juego eficaz desde la desfachatez de los pibes sostenido por soldados fieles como fueron aquellos jugadores que sin tener miedo de nada y nadie dieron plenas alegrías a los hinchas , no obstante y tal vez lo más importante del ciclo su concepto de trabajo , su capacidad y conocimiento fueron valorados por todos , propios y ajenos.

En la boca de muchos se oyó decir calificativos superlativos sobre los dotes de sus equipos lo que llevó a que varios pongan su nombre a la hora de pensar en un entrenador.

Hoy con esta noticia más de uno pensará reflotar su deseo de tener a Mariano y sus proyectos de desarrollo y formación en su respectivo club, aunque lo hecho en Atalaya será difícil de lograr, este exitoso proceso no se da de la noche a la mañana , es algo que dejará siempre la puerta abierta para el regreso. Nada fácil de igualar dejando la vara bien alta

Su futuro parece incierto aunque , quien sabe , tal vez no sea tan así , lo que si es cierto que la impronta de Mariano Junco desde sus convicciones y sus argumentos es apetecible para muchos y tal vez la lista en este aspecto desde este día empiece a ser extensa.

Carlos Terrádez

Opiná