LIGA NACIONAL

Cañita Mignani :“Me gustan estos desafíos”


Tras su primera semana de entrenamientos, Cañita contó cómo se sintió en sus primeros días en el club, qué significó para él su llegada a Ferro y detalló sus expectativas para esta temporada.

-¿Cómo viviste esta primera semana en el club?

-Muy bien. Bastante cansados, en esta primera parte estamos haciendo mucho más físico que otra cosa. Pero la verdad que son lindos dolores. Hace mucho que no sentía estos dolores de cansancio de entrenar y demás. Yo estaba en Cañada de Gómez, podía ir a correr al parque y demás, pero no es lo mismo. Así que la verdad que muy contento, muy ilusionado y con muchas ganas de que llegue pronto lo que se viene.

-¿Conocías ya a alguno de tus compañeros?

-Conocía a varios de haber jugado en contra y de haber compartido equipo. Me sorprendieron mucho los chicos Sub 23. A muchos no los conocía y la verdad es que están muy predispuestos, se nota que están muy bien entrenados y son muy responsables. Siempre están antes, como tiene que ser. La verdad es que eso me gusta y le da un plus al equipo. Creo que, como está armado el plantel, ellos van a tener muchísimo protagonismo, muchísimos minutos, y creo que está bueno que tengan las mismas ganas que tenemos los mayores, que ellos son los que nos van a empujar a nosotros con la competencia interna por minutos en cancha.

-¿Qué significa para vos llegar a Ferro, este paso en tu carrera?

-Es una alegría enorme. La verdad es un club histórico, como todos saben. Es una presión distinta también, pero me gusta este tipo de presiones, de desafíos. Lo tomo con alegría y con muchas ganas. También hay que sumarle todo esto que venimos hablando, del parate y todo lo demás. Toda esa energía y ganas que teníamos de empezar a movernos y prepararnos de la mejor manera para encarar el mes que viene en la burbuja. Estar listos para lo que tengamos enfrente.

-¿Qué te pareció el club con lo que pudiste ver en estos días?

-Las pocas veces que vine a jugar a Ferro, fuimos al Etchart y entramos por Avellaneda. No conocía todo el predio y los nuevos multideportivos. La verdad es que el club me gusta, es muy limpio y ordenado. Está muy bien organizado, por lo menos la parte del básquet que es donde estamos nosotros. Los chicos están siempre atentos, llegamos y ya está todo siempre a disposición, para cambiarnos y entrenar. Eso hace el día a día mucho más llevadero y mucho más cómodo para nosotros. La verdad que el trabajo de los utileros, el jefe de equipo y los que se encargan de todas esas cosas, es muy bueno y eso se nota y vale la pena remarcarlo.

-Si bien va una semana de entrenamiento, me imagino que Federico ya les va dando detalles de cómo quiere jugar. ¿Qué me podés decir de su idea?

-En esta primera parte estamos haciendo más físico que básquet, pero lo que estamos haciendo de básquet, sabiendo la idea que quiere marcar, me está gustando mucho. Obviamente bajo unas ciertas tácticas, reglas, normas que él pone junto con el cuerpo técnico, me gusta que seamos nosotros mismos. Que juguemos por conceptos, pero bastante sueltos, liberados. Eso para un jugador es bastante bueno. Tener cierta libertad dentro de la cancha, es lo mejor que le puede pasar a uno. Así que hay que estar bien físicamente para hacer bien ese juego también de mucha defensa, mucho contragolpe.

-¿Qué expectativa tenés para esta temporada?

-Ser el mejor jugador que puedo ser, siempre ayudando al equipo. Creo que si cada uno del equipo encuentra su mejor versión, eso va a potenciar al equipo y vamos a hacer que el equipo sea el mejor que puede ser en el torneo. No se sabe cuándo va a arrancar, pero hay que estar listos y preparados para cuando se tire la pelota para arriba.

-Contame sobre tu paso por Islandia, ¿cómo es el nivel del básquet de allá? Es una liga no muy conocida para los argentinos.

-El nivel me sorprendió bastante. Al ser un país de la comunidad europea, hay muchos extranjeros con pasaporte: griegos, serbios, lituanos, americanos mismos, que también tienen pasaporte europeo, entonces juegan como comunitarios y hacen que el nivel suba. Así que bastante bueno el nivel. Hay gente muy grande también, me llamaron la atención los físicos de los jugadores, son todos de 1,90 para arriba. Eso no lo tenía tanto en cuenta y me sorprendió al llegar.

Antes de su paso por Islandia, el escolta de 1,84, hijo del histórico Rubén Mignani, vistió las camisetas de Hispano Americano, Platense y Deportivo Viedma.

Informe: Prensa Ferro

Opiná