INTERES GENERAL

La lucha contra el acoso escolar de un ex basquetbolista llega al cómic.

Iñaki Zubizarreta cuando tenía 11 años fue víctima del bullying. Lo insultaban, lo humillaban, le llegaron a meter la cabeza en un inodoro hasta comerse lo que allí había y hasta en una oportunidad por una paliza lo tuvieron que internar.


“El acoso escolar o “bullying” es ese monstruo con cara de niño que destroza infancias, marca vidas y, en los casos más extremos llega a provocar que niños de corta edad atenten contra ellos mismos”, son palabras de Iñaki Zubizarreta en el epílogo del cómic Subnormal. A través de un cómic se relata el bullying que este exjugador de basquet en España sufrió cuando tenía 11 años.

Durante los últimos años, el exjugador da charlas en escuela, colegios e institutos para concienciar a padres, alumnos y profesores y también se prepara una película sobre su historia. Pero antes nos llega este cómic del que Iñaki asegura que: “Es necesario para mostrar el problema sin aplicarle filtros, mostrándolo con toda su crudeza y dejando claro que, por mucho que la gente siga justificándolo con la lapidaria frase de “son cosas de niños” dista mucho de ser un problema menor. Es una tragedia social”.

“El título de este cómic, Subnormal, no conlleva ninguna intención o connotación despectiva, ni burla o insulto a nadie con algún tipo de discapacidad -asegura Iñaki-. El motivo de este título es mostrar la “espada de palabras” con la que me rompieron y destrozaron por dentro, haciendo una alusión explicita a lo que me llamaban en mi niñez hasta el punto de que, al niño de 11 años que fui, le hicieron perder la ilusión por vivir y llegó a asomarse a un acantilado con la intención de dejar de sufrir”.

A pesar de la dureza de la historia, el cómic tiene el mensaje positivo de que se puede superar el acoso escolar. Y que el primer paso para hacerlo es contarlo. “A los que lo sufran esto les diría que lo cuenten. Creo que el mayor problema del acoso es que muchas veces se mantiene en secreto por miedo o por vergüenza y eso provoca que situaciones terribles se alarguen incluso llegando a finales fatales”.

Su entorno y el deporte le ayudó a salir adelante: “Me aferré a la vida gracias a mi hermano. Luego apareció en mi vida el básquet : entrené, me superé a mí mismo. Ver que servía para algo y que había cosas que servían para algo. El básquet me salvó la vida”, cuenta el exjugador.

Iñaki Zubizarreta nació 48 años en Madrid , hoy mide 2m07 de altura y cuando le sucedió esta pesadilla medía 1m87. Empezó a jugar cuando era niño y logró una exitosa carrera como deportista profesional. Valencia Basket, CB Ciudad de Huelva o CB Tenerife Canarias son solo algunos de los clubes en los que ha militado este jugador que jugó en la máxima categoría ACB.
RTVE

Opiná